Niño pequeño con capa de superhéroe - Libros de héroes y heroínas de SM

¿Qué tendrán las historias con héroes y heroínas que gustan tanto a cualquier edad? Cuando leemos una, enseguida nos atrapa y sentimos empatía por ese personaje que no teme a nada ni a nadie, empeñado en conseguir su objetivo. Porque eso es un héroe, alguien capaz de sobreponerse al miedo y de luchar por lo que cree justo, sin rendirse. El lector ve reflejadas sus aspiraciones en él, valora sus buenas cualidades (valentía, bondad, justicia, solidaridad…), y desearía tener la misma determinación para solucionar sus problemas o conseguir sus sueños. Ese es el verdadero encanto del héroe: ¡nos inspira a ser mejores!

Características del héroe en la literatura

El héroe es un arquetipo de la cultura popular, esto es, un personaje modelo que se ha ido repitiendo a lo largo de miles de años. Como protagonista, lleva el peso de la acción y se halla en medio del conflicto. Utiliza estrategias para lograr su objetivo, que unas veces funcionan y otras, no. Su camino no es fácil, pues está repleto de peripecias, trampas y enemigos, que tendrá que sortear para conseguir lo que quiere con la ayuda de otros personajes secundarios.

Esta figura no está reñida con ningún género narrativo. La literatura infantil y juvenil está plagada de héroes y heroínas en libros de aventuras, de misterio, de ciencia-ficción, de fantasía o en libros realistas, como estos:

La evolución del héroe en la literatura

El héroe clásico

La figura del héroe nació en la mitología. Todos los pueblos del mundo tienen personajes así entre sus mitos y leyendas más antiguas. En nuestro caso, los primeros héroes aparecieron en la mitología de la Grecia clásica, en las obras épicas de Homero y en la tragedia.

El héroe clásico tenía un origen semidivino, hijo de un dios o de una diosa del Olimpo, o de la realeza (Ulises, Teseo, Aquiles, Hércules...). Por tanto, era superior por nacimiento al resto de mortales. Solía tener un destino, que asumía en el caso de conocerlo, y sus acciones representaban los valores éticos de la sociedad: el bien, la justicia, el honor…

El héroe romántico

El romanticismo del siglo XIX nos trajo un nuevo tipo de héroe mucho más humano. El idealista rebelde, descontento con el mundo que le rodea y contrario a las normas. En esencia, sigue siendo enemigo de las injusticias, busca el bien común y defiende también valores éticos, casi siempre enfrentándose al poder establecido y a la tiranía. En su aventura, además de ayudantes y oponentes, encontrará el amor o sufrirá de desamor.

Superhéroes modernos

La aparición del cómic y de la literatura fantástica nos trajo un nuevo héroe moderno: ¡el superhéroe! Sus ideales son los mismos, pero sus herramientas de trabajo son especiales, pues cuenta con algún poder mágico o habilidad especial con la que combate a sus enemigos, casi siempre, para salvar a la humanidad.

... ¡y llegaron las heroínas!

La literatura infantil y juvenil de las últimas décadas ha apostado por la igualdad y no ha dudado en incluir a las chicas como protagonistas valientes y capaces de emocionantes relatos de aventuras, intriga, fantasía, ciencia-ficción… Si antaño el rol femenino se limitaba a acompañar al protagonista o a ser su interés romántico, hoy podemos disfrutar de heroínas fuertes e independientes, capaces de todo por sus ideales. Descúbrelas en la siguiente selección: